10 tips para que tu perro disfrute del baño

10 tips para que tu perro disfrute del baño

Seguramente quisieras que bañar a tu perro sea una tarea agradable. Que bueno sería verlo alegre y juguetón, deseoso de la espuma y el agua. ¡Eso sería tan maravilloso!

Sin embargo, la verdad es que nada está más lejos de la realidad. En lugar de alegría hay chillidos, pánico y chapoleteo. El agua se riega por doquier, mientras perro y amo se enfrentan en una batalla intensa.

Así es, la hora del baño puede ser una actividad estresante. Convertirse en un instante indeseado tanto para tu cachorro como para ti. ¿Te gustaría saber cómo hacerlo un momento agradable?

1.  Ten todo lo necesitado a mano

Nunca metas a tu perro al baño si aún no has organizado los utensilios que vas a utilizar. Ir de un lado al otro mientras él te espera solito, aumentará la ansiedad de tu can. Lo correcto es que antes que nada, dispongas de todo lo necesario.

Garantiza tener muy cerca de ti el champú, la esponja, el cepillo, la correa, las toallas y cualquier otro utensilio que utilices durante dicha actividad. De esa forma ya lo tendrás todo a mano y no tendrás que alejarte de tu mascota para nada.

2.  Es mejor el agua tibia

Aunque la temperatura ambiente sea cálida no bañes a tu perro con agua fría. Tu amigo peludo no es igual que tú, y es posible que a pesar de la temperatura ambiente sienta el agua muy fría. Lo adecuado sería utilizar agua tibia durante el aseo de tu can, siempre vertiéndola de forma suave sobre su pelaje.

Con el agua tibia no solo evitarás que tu perro haga rechazo al baño, sino que podrás limpiar su suciedad mucho mejor. Eso sí, el agua debe estar tibia, pero nunca caliente.

3.  Alfombrilla antideslizante

Si el lugar donde bañas a tu perro es resbaladizo, es pertinente que utilices una alfombrilla antideslizante. La inestabilidad de tu perro sobre superficies lisas puede provocar que se sienta inseguro, y en el peor de los casos provocar un accidente. No olvides que cualquier experiencia desagradable durante la hora del baño puede convertirse en una excusa de rechazo.

4.  Que no falten los juguetes

El área de baño debe ser un lugar agradable para tu perro. El sitio debe estar rodeado de objetos atractivos y entretenidos para él. Una buena práctica sería aproximar sus juguetes favoritos con el objetivo de distraerlo. Sentirse cerca de sus cosas favoritas lo hará sentir confiado, y llegado el momento verá el baño como un momento placentero. 

5.  Utiliza los estímulos

Una forma de garantizar un intercambio positivo entre tu perro y tú, mientras lo bañas, es premiándolo con golosinas. Antes y después del baño estimula a tu can con una chuche canina. No solo lograrás mejorar su comportamiento, sino que además propiciarás que el baño se convierta en un momento muy esperado.

6.  Ahórrale cualquier experiencia desagradable

Tienes que ser muy cuidadoso, debes evitar que tu perro sufra alguna experiencia negativa durante el aseo. Acontecimientos como jabón en los ojos, caídas repentinas, golpes o agua en los oídos, pueden provocarle rechazo al baño. Es tu deber tomar las precauciones necesarias para evitar cualquier eventualidad desagradable.

7.  Transmite seguridad

Durante el baño de tu peludo amigo debes transmitir toda la serenidad que puedas. Si mientras lo bañas transmites confianza, tu can percibirá tu estado de ánimo y se sentirá más tranquilo.

Al bañarlo masajea su cuerpo suavemente haciendo parecer que lo acaricias. Recuerda que disfrutar tus mismos es uno de sus grandes pasatiempos.

8.  No abuses del tiempo

Aun cuando tu perro sea muy paciente, no debes exceder el tiempo de baño. Es preciso que diseñes una rutina de aseo rápida y efectiva. Agobiar a tu perro con una larga jornada de limpieza solo provocará que se sienta agobiado durante la tarea.

9.  Háblale mientras lo bañas

Tu voz es uno de los sonidos preferidos de tu perro. Al escucharte siente que tiene tu atención y se siente acompañado. Es por eso que serviría de mucho que le hablaras mientras lo bañas. Tu conversación funcionará como una terapia de convencimiento, y escuchar tu voz durante la tarea de aseo lo reconfortará.

10.  Un paseo después

Después de bañado y limpio, llévate a tu perro a dar un paseo para que seque bien su pelaje. Si creas una rutina baño - paseo, tu perro relacionará el tiempo del aseo con uno de sus pasatiempos favoritos: salir a pasear. De tu parte queda la precaución de evitar transitar por terrenos o zonas que puedan ensuciar su pelo recién lavado.

¿Ya has probado alguno de estos tips?

Suscríbete para recibir los últimos artículos.

También te puede gustar

Post

Qué hacer cuando ya no puedes tener a tu perro

Post

¿Cómo pasear a tu perro de forma efectiva?

Post

Consejos para evitar la agresividad en tu perro

Post

Ventajas de que tu niño tenga un perro

Post

¿Qué debes hacer si se pierde tu perro?

0 Comentarios

Deja un comentario