¿Cómo elegir entrenador para tu perro?

¿Cómo elegir entrenador para tu perro?

Una buena parte de quienes tenemos perros hemos interiorizado la importancia del adiestramiento canino. Sin embargo, es común que al buscar un adiestrador no sepamos a ciencia cierta qué requisitos debemos encontrar en él. Un adiestrador no es cualquier persona, incluso sabiendo que tiene una certificación que lo avale. Son muchos los entrenadores certificados que no utilizan los mejores métodos de entrenamiento canino.  

Teniendo en cuenta todo lo anterior, te invito a conocer cuáles son los rasgos que debemos encontrar en un entrenador. El entrenador de tu perro no debe ser solo alguien que le enseñe a comportarse, sino que además debe ser una persona confiable que descarte de su estrategia de enseñanza cualquier método abusivo o estresante.   

Características de un buen entrenador

Al momento de elegir entrenador canino no debes dejarte llevar por el impulso. Aprovecha el momento de la plática para comprobar que posee los rasgos necesarios para interactuar con tu can.

Conocedor del mundo canino

Cuando hables con el candidato a entrenador asegúrate de que tenga conocimiento del mundo canino. Pregúntale todo lo que puedas sobre la raza de tu perro, más que nada de sus rasgos de comportamiento. Los entrenadores necesariamente deben saber sobre etiología canina para poder efectuar eficientemente su trabajo, así que si es realmente bueno en su campo te esclarecerá cualquier duda de antemano.

Trata de ganarse el cariño de tu perro

Sería oportuno que al momento de hacer las averiguaciones del servicio de adiestramiento lleves contigo a tu perro. Observa cómo es su comportamiento al ver a tu cachorro. ¿Demuestra interés? ¿Trata de ganarse su cariño?

Los entrenadores caninos son personas amantes a los perros. Si actúa de forma apática ante la presencia de tu can, mejor descártalo como candidato.

Tiene años de experiencia

Otro aspecto que puede ser una carta de tranquilidad al elegir entrenador canino es la experiencia. Revisa en las redes sociales del negocio hace cuánto ejerce el servicio de entrenamiento. ¿Qué dicen las opiniones de clientes pasados? ¿Hablan bien de sus servicios?

Los sitios web y cuentas sociales son excelentes herramientas de referencias. Por otro lado, si después de algunos años todavía sigue ofreciendo el servicio, quiere decir que no han surgido quejas o acusaciones negativas que pudieran haber puesto en peligro el negocio.

La empatía de tu perro

De la misma manera que pusiste a prueba el comportamiento del entrenador hacia tu perro también es preciso que sigas de cerca la reacción de tu can. Si durante el intercambio tu amigo peludo demuestra regocijo es una señal clara de empatía. Sin embargo, si notas que tu can le hace rechazo o tiene un comportamiento introvertido, es mejor que descartes el candidato. Es imprescindible que tu perro se sienta bien a su lado. Recuerda que las sesiones de entrenamiento son varias, y cada una dura un tiempo considerable.

Transparencia del proceso de entrenamiento

A veces el proceso de entrenamiento se vuelve un enigma para los dueños. Si bien es verdad que en muchos ejercicios es preciso que el perro esté lo más concentrado, no siempre tiene que ser así. El hecho de que durante el entrenamiento se descarte la posibilidad de que el dueño asista a las sesiones cuestiona la sensibilidad del método.   

Son varios los casos en que algunos centros de adiestramiento han apelado al maltrato animal como “método de enseñanza”. Conocer que hay transparencia durante la enseñanza te ayudará a despejar todas las dudas al respecto.

Condiciones del centro en que ofrece sus servicios

Antes de tomar cualquier decisión al respecto es oportuno que te cerciores de las condiciones del lugar en donde recibirá entrenamiento. ¿Posee los requerimientos necesarios? ¿Tiene la higiene adecuada? ¿Conviven demasiados perros a la vez? 

Un entrenador que se respete garantiza las condiciones propicias para poder brindar un servicio de adiestramiento de calidad.

¿Ofrece garantías?

Queda claro que antes de seleccionar cualquier candidato debes tener bien claro si te ofrece alguna garantía del servicio. Por ejemplo, si ocurriera algún acontecimiento externo (enfermedad, evento meteorológico, etc.) que impidiera que pudieras llevar a tu perro ¿Se podrían recuperar la sesiones con posterioridad?

También es preciso que esclarecieras si existe alguna alternativa para aquellos casos en que los perros no son capaces de asimilar el adiestramiento en el periodo de tiempo establecido. Nada te quita que tu perro pueda ser uno de estos casos. 

En resumen, elegir entrenador no solo depende de las características o el conocimiento del candidato. También implica hacer las averiguaciones pertinentes sobre referencias, calidad de los servicios, condiciones y garantías ofrecidas.

Suscríbete para recibir los últimos artículos.

También te puede gustar

Post

¿Por qué no debes gritarle a tu perro?

Post

9 ventajas de tener un perro entrenado

Post

6 alternativas para jugar con tu perro

0 Comentarios

Deja un comentario