La vejez en nuestro perro

La vejez en nuestro perro

Al igual que tú, tu perro también envejece. Con el pasar de los años sus funciones decaen. La ancianidad lo vuelve más débil y susceptible, por lo que le debes prestar especial cuidado en dichas condiciones. En esa etapa de su vida tu perro requiere descansar a plenitud, sentirse cómodo y, sobre todo, estar lejos de todo estrés. La idea es que el final de sus días sea placentero, para que al partir a la eternidad lo haga plenamente satisfecho.   

¿Cómo saber si nuestro perro es viejo?

Para suerte de todos los que tenemos perros la esperanza de vida canina cada vez es mayor. Sin embargo, la vejez de nuestro perro es un proceso imposible de frenar, y aquel cachorrito de hace unos años, se convierte en un anciano delicado.

En términos generales los perros de raza pequeña o mediana, comienzan la vejez entre los 10 y 11 años de vida. Mientras los perros de razas más grandes comienzan dicho proceso entre los 7 y 8 años. Este proceso depende de factores como la raza, el tamaño, los cuidados, la alimentación, etc., elementos que dificultan poder definir con certeza el instante inicial de la ancianidad canina de forma general.

Existen signos claros que delatan el envejecimiento de nuestro perro. Para identificarlos solo es necesario observar a nuestro can con detenimiento, y captar las señales que anuncian su ancianidad. Éstas son:

  • Disminución de su actividad física.
  • Su pelaje se pone áspero y tiende a cambiar de color.
  • Sus uñas y su piel se vuelven más quebradizas.
  • Se hacen comunes las enfermedades relacionadas con el corazón, el hígado y los riñones.
  • Pueden sufrir trastornos del sueño.
  • Disminución de la masa muscular, así como degeneración articular.
  • Pérdida de hábitos aprendidos.
  • Disminución de su visión.
  • Caída de dientes.
  • Se hacen comunes las flatulencias, el estreñimiento, los problemas dentales y la incontinencia urinaria.
Cuidados necesarios durante la vejez de tu perro

La vejez de tu perro no es una enfermedad, pero exige de cuidados específicos. La atención que prestes a tu peludo amigo en estos años permitirá que pueda vivir junto a ti por mucho tiempo.

1.  Dale dieta sana y evita su obesidad

En esta etapa de tu perro debes prestar especial atención a su dieta. Debido a que para entonces habrá empezado a perder los dientes, es preciso ofrecerle alimentación blanda para que no afecte sus encías, ni le provoque heridas o roces durante la masticación.

Trata de garantizarle una dieta equilibrada que sea sana. A su edad cualquier problema digestivo puede convertirse en una amenaza para su salud. Por otra parte, evita la sobrealimentación, ya que con tan poca actividad física las probabilidades de que suba de peso son superiores. 

2.  Amor y protección

Un perro anciano en casa exige de más amor y protección. Ahora tu paciencia debe ser mayor, pues cualquier comportamiento inapropiado es el resultado de su vieja edad.

En este momento de su vida tu perro puede entrar en pánico fácilmente debido a que ya no se siente tan fuerte como en años atrás. Transmítele seguridad, y evítale el estrés y la ansiedad, además de entregarle todo tu cariño.

3.  Oriéntalo y limita su actividad

Un perro anciano es como un niño pequeño. Debes mentalizar que tienes en casa a un cachorrito en adiestramiento al que le debes enseñar todo desde cero. Es normal que su viejo cerebro olvide alguna lección aprendida.

Debes velar por que su actividad física no sea nula, pero tampoco excesiva. Trata de que se mantenga activo siempre que no haga nada que lastime su salud. Necesita caminar y hacer ejercicios, pero sin exceder la duración y longitud de los paseos.

4.  Atención médica

Llegada la vejez de tu peludo amigo es importante redoblar sus cuidados de salud. Las defensas de su organismo ya no son tan eficientes, y cualquier infección simple puede desencadenar un padecimiento grave.

No olvides sus visitas regulares al veterinario para sus revisiones de rutina. Es importante que esté al día en sus vacunas y tratamientos.

5.  Comodidad y tranquilidad

Ahora de viejo tu perro necesita más comodidad que nunca. Debe permanecer en un lugar de la casa que sea tranquilo, lejos de todo estrés o ajetreo. Durante las bajas temperaturas es preciso que lo abrigues debidamente, ya que la frialdad puede resentir sus viejos huesos.

En tiempos de calor no debes olvidar tener cerca de él un pozuelo de agua fresca para que se hidrate cada vez que lo requiera. Para esta época también es preciso ofrecerle alimentación fresca que lo haga sentir ligero.

En resumen, un perro anciano requiere de mucho cuidado y protección. Como dueño debes garantizar que no le falte nada, y sobre todo que no le falte la mejor medicina: tu amor.

Suscríbete para recibir los últimos artículos.

También te puede gustar

Post

Señales de que tu perro está enfermo

Post

Indicios de que tu perro se está quedando ciego

Post

8 de las emergencias caninas más comunes

0 Comentarios

Deja un comentario