¿Por qué no debes gritarle a tu perro?

¿Por qué no debes gritarle a tu perro?

Es posible que más de una vez tu perro cometa indisciplinas. Quizá tire del bote de la basura, mastique los cordones de tus zapatos o decida esconder tus calcetines como un trofeo. La realidad es que a pesar de lo extrema que pueda ser su desobediencia, hacerle entender con gritos no te servirá de mucho. La ciencia ha descubierto que gritarle a tu can incrementa su estrés y, contrario a lo que se piensa, empeora su comportamiento.

Según los resultados de un estudio científico realizado a 92 perros que recibían entrenamiento, gritar a tu perro no es funcional. Los perros fueron estudiados durante las secciones de adiestramiento con el objetivo de medir la respuesta al estrés a partir de los niveles de cortisol liberados. De ellos, 42 asistían a clases de entrenamiento con métodos de refuerzo positivo, y 50 eran entrenados a través de métodos de aversión (regaños, manipulación física, etc.).

La realidad es que los perros que eran entrenados con métodos aversivos tenían un comportamiento errático, y presentaban un nivel de estrés superior. Mientras que aquellos que eran enseñados a través de refuerzos positivos tenían una actitud más relajada, y sus niveles de cortisol estaban entre los parámetros normales.

Durante el estudio se pudo evidenciar que los canes que recibían adiestramiento en función de la recompensa aprendían más rápido. Por su parte, aquellos que eran enseñados con métodos más duros, tenían un comportamiento pesimista que enlentecía su aprendizaje. Quedaba claro que los métodos de reprimenda no eran un acierto. Sobre todo, si tenemos en cuenta que atentan contra el bienestar físico y emocional de los canes, y despiertan en éstos la desconfianza.

Razones para no gritarle a tu perro

Por más que trates de humanizar a tu perro no debes olvidar que es un animal. Tienes que comprender que alguna de sus rebeldías son consecuencia de sus instintos, y gritarles o lastimarles no es el método indicado para corregirle.

Cuando gritas le provocas estrés

Antes que nada, debes comprender que los perros tienen un oído sensible. No hay necesidad de que le grites para hacerle escuchar. Si quieres regañarlo hazlo con un tono firme y sonoro, pero NO con puros chillidos. Con gritos solo conseguirás crearle estrés, y que se sienta confundido.

El discurso de la reprimenda se extiende

Sucede que cuando comenzamos a gritar nos desahogándonos más de la cuenta. Lo terrible de todo es que entre tanta palabrería tu perro no entenderá claramente. Cuando descubras a tu perro haciendo algo indebido limítate a llamar su atención con un ¡No! determinante. De seguro será mucho más eficaz que ponerte a gritar ¡ESO NOOOOO SEEEE HACEEEE! ¡¿ACASO NO LO ENTIENDESSS?!

No conseguirás resultados a base de gritos

Si reprimes a tu mascota con gritos dejará de hacer lo que estaba haciendo solo por temor a tu reacción, sin embargo, no será una garantía de que haya aprendido la lección. Es preferible que emplees una vos de mando que le ayude a retener lo aprendido, para que así no cometa el mismo error en el futuro.

Un perro inseguro y desconfiado

Agobiar a tu perro con gritos provocará que se vuelva inseguro y desconfiado. Una mascota con personalidad retraída y recelosa, a la larga traerá consigo otras consecuencias. No dejes que métodos educativos pocos funcionales puedan terminar lastimando la personalidad de tu perro. ¡Él también sufre de inestabilidad emocional!

Afectas tu salud

Cuando gritas a tu perro no solo dañas la salud emocional de tu can, sino que también lastimas la tuya. Explotar a gritos hará que te llenes de estrés, sin contar que podrías afectar tus cuerdas vocales. Por otro lado, tampoco sería una buena referencia para tus familiares (sobre todos tus hijos), que seguramente tratarán de imitar tu actitud en situaciones similares.

Educar con refuerzos positivos es el mejor método

Es más sencillo sustituir un hábito incorrecto por uno correcto, que tratar de educar a base de fuerza y reprimenda. Hay disímiles formas de premiar a tu can cuando hace algo bien. Ya sea con comida, paseos, juegos o mimos, es posible llamar la atención de tu cachorro por algo bien hecho. Enseñar a tu perro utilizando el refuerzo positivo hará que tu can tenga grandes resultados.

No olvides que todo proceso de aprendizaje requiere de tiempo. Debes armarte de paciencia, y darle la oportunidad de que aprenda. En caso de que sientas que no avanza, entonces es hora de buscar ayuda profesional. Lo importante es que nunca recurras a métodos agresivos que, además de cohibir su comportamiento, pueda deformar la personalidad de tu querida mascota.

Suscríbete para recibir los últimos artículos.

También te puede gustar

Post

¿Cómo elegir entrenador para tu perro?

Post

9 ventajas de tener un perro entrenado

Post

6 alternativas para jugar con tu perro

0 Comentarios

Deja un comentario