Razas de perro: Bulldog Francés

Razas de perro: Bulldog Francés

El origen de la raza se remonta a la segunda mitad del siglo XIX, cuando en medio de la revolución industrial, un gran número de obreros ingleses se establecieron en Francia trayendo consigo sus perros de raza bulldog. La aceptación de la raza fue tan grande que los comerciantes de mascotas no tardaron en seguir importando y criando aquellos perros de orejas puntiagudas. Sin embargo, la raza se hizo verdaderamente popular al convertirse en la favorita de muchas familias de alta alcurnia. Entonces para finales del siglo XIX ya era reconocida como una raza francesa.

Características y conducta del perro bulldog francés

El bulldog francés es un perro robusto de estatura mediana, cara achatada y orejas de murciélago. Aunque esta raza se reconoce como francesa, es preciso aclarar que proviene de Inglaterra, pero su aceptación en Francia fue tan grande, que poco a poco fueron reconocidos como de la región. Estos peluditos tienen un carácter noble y afectuoso, poseen una altura entre los 15-35 cm, su peso oscila entre los 3-10 kg y, por lo general, duran de 10 a 12 años

El color de su pelaje puede ser leonado, negro, atigrado o alguna combinación, con motas blancas. Requiere de ejercicios en forma moderada ya que se cansa rápidamente. Como no es un buen nadador precisa de supervisión cuando está en el agua. Es un excelente perro faldero, pero demanda de compañía, y es algo reacio al entrenamiento. 

Cuidados del perro bulldog francés

El pelaje del bulldog francés no exige de mucho cuidado. Solo es preciso cepillarlo de forma semanal para retirar el pelo viejo y bañarlo una vez al mes. Las arrugas de su cara deben ser limpiadas de forma regular para eliminar la suciedad. Dicha limpieza debe ser realizada de forma suave con un paño húmedo y posteriormente secar la humedad con un paño seco.

El bulldog francés es un perro juguetón, pero se cansa rápidamente del ejercicio. No obstante, sigue siendo una necesidad pasearlo diariamente para que aprenda a socializar y se estimule mentalmente, sin caer en excesos de tiempo o mucha exigencia física.

Dado que la cabeza de esta raza es muy pesada en proporción con su cuerpo, su anatomía no facilita el ejercicio de nado. En ese sentido es preciso tomar precaución cuando jueguen cerca de piscinas, lagos, ríos o cualquier otro cuerpo de agua que sea hondo, puesto que pueden ahogarse con facilidad.

A pesar de que estos peluditos son excelentes mascotas exigen de compañía, por lo que no es la raza indicada para aquellas personas que permanecen muy poco tiempo en el hogar.   

Educación del perro bulldog francés

El bulldog francés no es un perro que destaque en el adiestramiento canino, sobre todo si se trata del adiestramiento tradicional. En cambio, si se utiliza alguna de las técnicas de adiestramiento positivo los resultados son mucho mejores y logra aprender con facilidad. Es un perro braquicéfalo por lo que el uso de collares no es el más indicado. Lo mejor es la utilización del arnés para que le permita respirar libremente y le evite cualquier tipo de lesión en la tráquea.

Es importante entrenarlo desde muy pequeño para enseñarle a satisfacer sus necesidades fisiológicas en el sitio indicado, en especial porque esta raza necesita hacerlo con más frecuencia que otras razas.

Como son muy emocionales tienden a entristecerse cuando lo regañan o le gritan. Por lo que si se quiere lograr un vínculo emocional se debe ser cuidadoso, y siempre estimularlo con elogios y golosinas cada vez que haga lo correcto. 

Salud del perro bulldog francés

La mayoría de las enfermedades de la raza están relacionadas con su hocico achatado. Al tener un hocico corto, los orificios nasales estrechos y un paladar largo, en ocasiones pueden sufrir problemas de respiración. También se vuelven propensos al megaesófago, una dilatación del esófago que imposibilita el paso adecuado de los alimentos al estómago.

Entre las enfermedades hereditarias de esta raza están: el paladar hendido, las hemivértebras (inestabilidad al caminar y debilidad en las patas traseras), algunos tipos de cáncer y las alergias en la piel. 

Al igual que en el resto de las razas es necesario llevar el seguimiento de sus vacunas, realizarle sus chequeos regulares y acudir al veterinario ante cualquier deterioro de su salud.

Suscríbete para recibir los últimos artículos.

También te puede gustar

Post

Razas de perro, Bulldog Inglés

Post

Razas de perros: Pastor Alemán

Post

Razas de perros: Pitbull

0 Comentarios

Deja un comentario