Razas de perro, Bulldog Inglés

Razas de perro, Bulldog Inglés

Con el tiempo el bulldog inglés se ha convertido en una de las razas más populares a nivel mundial. Con una apariencia inconfundible y un carácter especial, consigue ganarse el cariño de quienes le rodean. Lo mismo puede ser un gran guardián, que ser la mejor compañía de los pequeños de casa.

Características y conducta del perro bulldog inglés

El bulldog inglés es procedente de Gran Bretaña. Su aspecto actual es el resultado del cruce de la raza original con perros más pequeños y menos agresivos. A pesar de su apariencia feroz, es afectuoso y tranquilo. Son tan fieles que se hace trabajoso que cambien de dueños. Su altura está entre los 35-45 cm, mientras que su peso se encuentra entre los 20-25 kg y su esperanza de vida es de 10 años. El pelaje es liso y corto, que puede ser de color sólido, tiznado, rojo, leonado, atigrado, bayo, blanco o una combinación de los anteriores. 

Tienden a ser muy posesivos con su comida y sus juguetes, y cuando se enfadan son de temer, de ahí la importancia de socializarlos desde temprano. De manera general poseen un carácter activo, aunque cuando llegan a la adultez se vuelven más tranquilos. El bulldog inglés sabe ser pacientes con los niños, por lo que está entre las razas ideales para fungir como compañía de los más pequeños de casa.

El carácter posesivo del bulldog inglés hace que dificulte su convivencia con otros perros u otras mascotas. La mayoría de los enfrentamientos derivan de la competencia por alimentos o juguetes, que hacen despertar en esta raza su agresividad.

Pueden ser excelentes guardianes del hogar, no son ladradores compulsivos y, cuando lo hacen, intentan alertar de algo. Mientras su aspecto fiero espanta a muchos malintencionados.

Cuidados del perro bulldog inglés

La cara achatada de estos perros en ocasiones provoca que se agiten cuando hacen ejercicios intensos o están bajo altas temperaturas. En ese sentido se debe prestar atención al tiempo de juego, puesto que no debe pasar de ser moderado.   

Necesita de paseos diarios en los que pueda socializar con su entorno y, en especial, con otras personas o perros. Será la garantía de que aprenda a lidiar con animales o personas ajenas al hogar sin que las vea como una amenaza.

El hecho de que el bulldog inglés no sea muy resistente a las inclemencias del tiempo lo excluye totalmente de la posibilidad de vivir en el jardín o en el patio. Y si encima le añadimos su necesidad de compañía, no deja otra alternativa que la convivencia en familia en el interior del hogar, bien protegido de las variaciones climáticas.

En su cuidado no debe faltar el cepillado de su pelo (dos a tres veces en la semana) para retirar el pelo viejo. Además, es preciso limpiar las arrugas de su cara y los pliegues de su cuello, con una esponja o un paño suave humedecido.

Debido a su predisposición a los problemas digestivos es importante cuidar de que su comida sea de calidad, siempre dividiendo la ingesta del día en dos o tres raciones. Por otra parte, es preciso calcular la dieta precisa de su alimentación, puesto que la obesidad puede ser mucho más dañina en esta raza debido a sus particularidades.

Educación del perro bulldog inglés

El bulldog inglés es muy terco y seguro de sí mismo, dos factores que dificultan su educación. No obstante, con técnicas de adiestramiento positivo puede aprender, y sin dudas aprende con facilidad. Hay que tener algo de paciencia en sus respuestas pues se toma su tiempo en comparación con otras razas caninas.

Dado que es un perro fuerte y vigoro, entre las primeras lecciones de adiestramiento del bulldog inglés no debe faltar enseñarle a no tirar de la correa, así te evitarás malas experiencias.

Salud del perro bulldog inglés

La raza del bulldog inglés se ha ganado la fama de ser enfermiza. Es el resultado de la tendencia de planificar la crianza de la raza basándose en su aspecto exterior descuidando sus padecimientos de salud

La raza presenta varios problemas de salud hereditarios. Pueden sufrir de displasia de cadera o codo, cataratas, problemas respiratorios, paladar elongado, la queratoconjuntivitis, cola invertida, problemas de piel y torsión gástrica. También es frecuente la incidencia de afecciones cardiacas.

Suscríbete para recibir los últimos artículos.

También te puede gustar

Post

Razas de perro: Bulldog Francés

Post

Razas de perros: Pastor Alemán

Post

Razas de perros: Pitbull

0 Comentarios

Deja un comentario