Razas de perros: Pastor Alemán

Razas de perros: Pastor Alemán

Como lo indica su nombre el pastor alemán es originario de Europa, Alemania, y aunque en sus inicios se destacó por ser ovejero, en la actualidad pueden desarrollar diversas actividades. Su inteligencia le permite participar en operaciones de salvamentos, ser perros lazarillos o fungir como perros policías. Por lo que podemos decir que el pastor es un perro inteligente que disfruta de la compañía humana.

Características y conducta del perro pastor alemán

Los pastores están clasificados como perros grandes con una altura entre 55-70 cm, un peso de 25-45 kg y un promedio de vida de 8-10 años. Su pelaje puede ser de color negro, negro amarillento y gris en diversas tonalidades. Poseen un carácter equilibrado, seguro y confiable, que no tiende a la agresividad. Esta raza es fácil de entrenar debido a que se adapta bien a cualquier técnica de adiestramiento y se siente feliz aprendiendo.

Los perros pastores alemanes son leales, atentos y cariñosos con su manada humana. Son perros de trabajo que siendo bien socializados conservan su instinto juguetón durante toda su existencia y pueden incluso convivir en compañía de otras mascotas. 

Su carácter estable, unido a su coraje e instinto de defensa, han hecho que el pastor sea una de las razas más solicitadas como perros guardianes. A pesar de desconfiar de los extraños el perro pastor no es un perro agresivo y mucho menos ataca sin razón. Claro está, es importante trabajar en su socialización desde muy temprano para evitar que desarrolle cualquier comportamiento inesperado.

Cuidados del perro pastor alemán

El gran tamaño del pastor exige un espacio amplio para poder vivir. Al poseer un nivel de actividad medio requiere practicar ejercicios o juegos que le permitan ejercitar sus músculos. En ese sentido son necesario los paseos, así como la práctica de juegos que lo ayuden a estar ágil y activo. 

Con dos o tres paseos al día que duren de 20 a 30 minutos será suficiente para que este perro de grandes dimensiones pueda drenar su energía. Dado que esta raza es susceptible a la displasia de cadera se debe prestar cuidado de no exagerar en el tiempo de ejercicios.  

En algunas ocasiones el uso de collar en esta raza puede provocar padecimientos oculares, principalmente en los perros más jóvenes. Debido a lo anterior sería más recomendable elegir algún arnés anti-tiro, sobre todo para aquellos ejemplares que acostumbran a tirar de la correa. 

El pelaje del perro pastor no es muy exigente en cuanto a la atención estética ya que no requiere de cortes especiales, sin embargo, el hecho de que pierda pelo de forma regular exige de cepillado diario para su mantenimiento. Por otra parte, el baño ha de ser de forma mensual o en el momento que el nivel de suciedad lo exija, debido a que el baño muy frecuente lastima la protección natural de su pelaje.

Educación del perro pastor alemán

La desarrollada inteligencia del pastor facilita en gran medida su educación y obediencia. Posee una disposición natural al aprendizaje que permite poder explotar todas sus capacidades. Si desde pequeño se trabaja en su socialización, además de desarrollarle sus sentidos y estimularle su conocimiento a través de juegos de inteligencia, de adulto será una magnífica compañía, libre de cualquier problema de comportamiento. 

Durante su educación es importante evitar estimular cualquier comportamiento agresivo . Un perro al que se le enseñe conductas inadecuadas siempre es de temer, pues para él será imposible ser dócil cuando se le ha enseñado justamente lo contrario.

Salud del perro pastor alemán

La cría indiscriminada con fines comerciales de la raza del pastor ha tenido un impacto negativo en su salud. Con el tiempo la raza se ha vuelto vulnerable a algunas enfermedades e incluso muchas de ellas han pasado formar parte de su herencia genética.

Los pastores son propensos a la displasia de cadera y de codo, la epilepsia, la deficiencia pancreática, el enanismo, la queratitis y los problemas digestivos. Debido a lo anterior es preciso estar alerta de su calendario de vacunación y frecuentar de manera regular al veterinario en un plazo no mayor de 6 meses. 

El perro pastor posee un apetito voraz que en ocasiones puede provocarle problemas estomacales. Es preciso tener precauciones en cuanto al tipo de alimento y la cantidad, a fin de evitarle complicaciones gástricas.

Suscríbete para recibir los últimos artículos.

También te puede gustar

Post

Razas de perro, Bulldog Inglés

Post

Razas de perro: Bulldog Francés

Post

Razas de perros: Pitbull

0 Comentarios

Deja un comentario